top of page
icone01.JPG

neuvaine de l' immaculée conception  2022

neuve fr.JPG

prions ensemble Marie,
l' immaculée,
avec la neuvaine de la congrégation  du 29 novembre au 8 décembre 2022

rezar    meditar    reflexionar

29 novem

1º día, 29 de noviembre

image004_edited.jpg

Contemplamos con MARÍA INMACULADA “la danza creadora y creativa del “sólo dios” trinidad, alrededor del fuego…” nos lanza al

riesgo de soñar, crear, diseñar y plasmar juntas/os en reciprocidad.

Hoy al comenzar a rezar la novena a la Inmaculada Concepción nos hacemos parte de ese encuentro de almas y corazones que deciden celebrar y sentir en Común-Unión. Cada una/o a su ritmo, con sus formas y modos, pero unidas/os por el mismo Carisma.

Todas y todos estamos llamadas y llamados a dejar que nuestros Horizontes nos inspiren, se hagan voz y que nutran el Encuentro.

Como Hermanas y Laicos nos animamos a mirar sinodalmente nuestra marcha hacia el Capítulo General N°44; y ALREDEDOR DEL FUEGO como la Gran Comunidad Azul que somos en camino a celebrar la Inmaculada Concepción, queremos seguir eligiendo el discernir y accionar, el abrazar las diversidades, el sostener la esperanza y los sueños de tantas/os, alentarlos, seguir con- moviéndonos.

Este horizonte inspirador “Trinitario”, está unido a la experiencia vivida por María en la Visitación, en el Magnificat y de Emilie, en las charlas con su padre.

En el seno de María Inmaculada, la Trinidad nos abraza, nos hace uno en su naturaleza, se hace danza divina de tres personas que se aman, que se acogen de forma tan plena que cada una se vuelve "una" con las otras. Nos ofrece en su misterio un modelo de comunión social para la comunidad de Azules, para el mundo.

Nos llama a crear comunidades que respondan a esta danza dadora de vida y generadora de amor de manera que podamos decir, que “la Trinidad es la mejor Comunidad”

 

Sugerimos esta canción en español o pueden elegir la adecuada en su idioma:

https://www.youtube.com/watch?v=Acl43Ht_cxw.

Nos invitamos en este primer día a peregrinar junto a María Inmaculada y Nuestra Buena Madre hasta Hauterive e imaginarnos una confidencia de ella junto a la Mesa de Piedra.

 

“¡Esta mesa de piedra! Es todo un símbolo para mí.

Conoce mis secretos y mis búsquedas, mis sueños, mis proyectos… Desde muy chiquita me encantaba sentarme en ella; era nuestra mesa de juegos y discusiones. Años más tarde, ya adolescente, me sentaba a leer y a soñar…para mi es la mesa de mis interrogantes, de mis dudas, de mis sueños, de vislumbrar posibilidades, de mis temores e inseguridades frente a distintos caminos de futuro.

             Llegó un momento en el que me vi, en medio de oscuridades y luces, viviendo con las hermanas Vicentinas, que tenían una comunidad en Castres. Tomar una decisión así, era cosa seria. Me di cuenta que necesitaba compartir mis búsquedas y mis dudas. La Virgen de Hauterive me ayudó a ver cada día más claro cuál era mi camino, mi opción, para ser yo misma y experimentar la alegría de estar en mi lugar, pero también necesité que otras y otros se sentaran conmigo a la mesa.

            Hablé largamente de mis proyectos con mi amiga y confidente Coraly, consulté con un sacerdote amigo y una tarde encontré a papá leyendo en el jardín, sentado en mi mesa…me animé y le conté mi secreto: “Papá, quiero ser Hermana de la Caridad, quiero servir a los pobres”. Fue difícil el diálogo, no me comprendió y su propuesta fue consultar la opinión de otras personas, entre ellas a mi tía y a mis hermanos Leontine y Ludovico…

            Solamente mi corazón y mi mesa de piedra saben lo que me costó asumir la propuesta que me hicieron: esperar cuatro años… una vez más, la Virgen sostuvo mi ánimo(...)

            Ese tiempo de espera me ayudó a fortalecer mi opción en medio de los cuestionamientos y dificultades, a darme cuenta de la importancia de la ayuda de otros en momentos claves de opciones y decisiones.

          Un amigo de mi familia, al enterarse de mi decisión, me presentó la posibilidad de un proyecto distinto: crear algo nuevo, fundar una comunidad para ocuparse especialmente de las chicas, las jóvenes de Castres que necesitaran acompañamiento, ayuda, contención…una vez más los interrogantes, las dudas, discernir cuál era mi camino. No es fácil tomar decisiones serias, concretar un proyecto…Finalmente fui viendo con mayor claridad, mi corazón se fue serenando y concreté mi sueño. A lo largo de los años, me encontré frente a muchas encrucijadas y mi mesa de piedra fue el ícono que acompañó mis búsquedas”.

 

(Adaptación de: Hna. Emilia Calvo a partir del texto de Coraly de Gaïx en “Mi Emilie”)

 La Palabra también nos acompaña e ilumina (Lucas 14:13-17)

“Más bien, cuando des un banquete, invita a los pobres, a los lisiados, a los cojos y a los ciegos. ¡Dichoso tú si no pueden pagarte! Recibirás tu recompensa cuando los justos resuciten. Uno de los convidados que estaba sentado a la mesa con Jesús exclamó: "¡Qué bendición será participar de un banquete en el reino de Dios!». Jesús respondió con la siguiente historia: «Un hombre preparó una gran fiesta y envió muchas invitaciones. Cuando el banquete estuvo listo, envió a su sirviente a decirles a los invitados: “Vengan, el banquete está preparado” ...

 

             -Hacemos un momento de silencio dejando resonar en el corazón lo que hemos escuchado:

Estamos sentadas/os junto a la mesa, alrededor del fuego…

Sentipensando: la COMENSALIDAD comer juntas/os. Nos ayuda pensar la raíz de lo que significa esta invitación; (con) significa compartir, y (mensa), mesa: Compartir la Mesa. En la Palabra descubrimos y reconocemos que es Dios quien prepara la mesa para nosotras/os, una mesa inclusiva, cargada de historias, de fiesta, celebraciones, de proyectos y sueños. Allí percibimos su corazón misericordioso y compartimos el Pan de Vida.

 

Seguimos compartiendo lo que venimos reflexionando en la mesa "de la Palabra" y alrededor del fuego.

  • ¿Cómo preparamos nuestra mesa para compartir con otros/as?

  • ¿A quién/quienes invitamos a compartir en nuestra “mesa” cotidiana?

  • ¿Qué cosas permitimos que sucedan alrededor de nuestra mesa?

  • ¿Qué nuevos sueños, horizontes, vamos percibiendo en la mesa y alrededor del fuego?

 

Vamos tomando conciencia de cada uno de nuestros interrogantes, de nuestros temores, desafíos…

Por eso decimos en este primer día de Novena:

Todas/os juntas/os, renovamos el deseo del encuentro.

“La mesa de piedra” vuelve a acompañarnos, como anuncio de una Comunidad Sinodal que avanza, que es capaz de hacer memoria, revisarse, replantearse, proyectarse y celebrar lo vivido. Mesa de Encuentros, de conversaciones transformadoras”, donde cada una/o escuchará su propia voz y la voz de muchos otros que libremente sumarán miradas, puntos de vista…; constituyéndose parte y dejando su huella.

Todas/os juntas/os, en el gran baile de la vida

Alrededor del fuego, nosotras/os queremos seguir reuniéndonos al calor de una mesa servida,

al calor de la fiesta de María Inmaculada, del próximo Capítulo. Este calor sostiene el ánimo en el camino, da posibilidad de continuar conversaciones comunitarias, de revitalizar nuestra vida y estrechar lazos que nos hagan más hermanas/os, tomando decisiones   osadas y valientes. Como Comunidades formamos parte de la "danza" y del camino de Dios.

Caminemos juntas/os.

Y digamos a nuestra Madre:

María Inmaculada, mujer nueva de mirada limpia

al comenzar esta novena estamos reunidas

y te pedimos que te sumes a la rueda del encuentro

junto a la mesa y alrededor del fuego.

 

Acompáñanos a soñar y proyectar juntas/os.

Enséñanos a superar temores e individualismos.

 

(Cada uno/a puede expresar, sus pedidos

y agradecimientos a María Inmaculada)

 

Sentimos un llamado: ¡Coraje, queda mucho por hacer!

Y juntas/os nos animamos a ponernos en marcha. Amén

2º día, 30 de noviembre

image009_edited.jpg

"La mística de los ojos abiertos nos revela el sueño de Dios, el Oikos (casa común), y nos permite contemplar a "Dios en todas las cosas y todas las cosas en Dios".

Acogida

Bienvenidos a este momento de gracia. Al llegar aquí, te invitamos a abrir bien los ojos y mirar con atención todo lo que puedes ver, tanto las cosas grandes como los detalles más pequeños.

 

Introducción:

Hoy comenzamos nuestro segundo día de la novena preparatoria a la Solemnidad de la Inmaculada Concepción y el 186º aniversario de la fundación de las Hermanas Azules. A partir de los Evangelios y de los Horizontes Inspiradores de 2018, meditamos sobre el tema: "la mística de los ojos abiertos nos revela el sueño de Dios, el Oikos (casa común), y nos permite contemplar "a Dios en todas las cosas y todas las cosas en Dios". Invoquemos al Espíritu Santo para que abra nuestros ojos interiores.

 

Canto al Espíritu Santo: Soplo imprevisible

R/ Espíritu de verdad, brisa del Señor, Espíritu de libertad, pasa por nuestros corazones

   1.         Aliento imprevisible, Espíritu de Dios, Viento que reaviva, Espíritu de Dios

               Viento de tormenta, Espíritu de Dios, abre nuestras ventanas, Espíritu de Dios

   2.         Río de aguas vivas, Espíritu de Dios, Canción del otro lado, Espíritu de Dios

              Río del largo viaje, Espíritu de Dios, Llévanos al mar, Espíritu de Dios

  3.         Fuente de Sabiduría, Espíritu de Dios, Pozo de ternura, Espíritu de Dios

              Fuente para tu pueblo, Espíritu de Dios, Fluye en nuestros hogares, Espíritu de Dios

  4.         Alegría dada a los hombres, Espíritu de Dios, Fiesta del Reino, Espíritu de Dios

             Alegría del Evangelio, Espíritu de Dios, Haznos signos, Espíritu de Dios

 

Reflexión sobre el tema

 

La mística de los Ojos Abiertos establece un nuevo orden de relación de fe que implica una apertura con dos movimientos, el externo y el interno.

  • Para ver, primero hay que decidir abrir los ojos físicamente, y los ojos tienen que estar sanos para reproducir una visión lo más cercana posible a la realidad.

  • Para ver interiormente, debemos ajustarnos a la mirada de Dios, acción que es posible gracias al soplo del Espíritu. Abrazar la mirada de Dios sobre sí mismo, sobre la creación, sobre cada criatura, sobre mí. Esta mirada divina que fecunda la mía me abre a una nueva relación que transparenta a Dios o, como decía Santa Emilia, una mirada que ve y hace ver sólo a Dios en todo.

  • En este mundo tan rico, diverso, lleno de oportunidades para la vida, pero también lleno de sombras y muerte. En este mundo en el que una minoría, la COP27, decide el futuro de todos, necesitamos abrir nuestros ojos físicos e interiores para ver a Dios que está ahí y que nos llama a salir para unirnos a él. Es habitado por su presencia que este mundo, el nuestro, está llamado a transformarse en Él.

La mística de los ojos abiertos es un camino sinodal porque promueve la escucha y la apertura. Crea nuevos vínculos, relaciones más humanas y fraternas donde Dios se reconoce.

 

Palabra de Dios: Canción de los tres niños (Himno del universo), Libro de Daniel 3,49 - 90.

Invitamos a cada persona, grupo o comunidad que lea o proclame esta Palabra de Dios a mirar interior y físicamente la mística de los ojos abiertos que contiene este himno de la Biblia. Incluso en el corazón del horno, Dios está con su pueblo y lo salva

 

Tiempo de interiorización

Cada persona comparte lo que ha visto externa e internamente. Lo que ha movido su interior y le ha puesto en camino misionero como María en la anunciación, en la visitación, en Caná, al pie de la cruz, en la mañana de la resurrección.

 

Tiempo de compartir

Cada persona comparte lo que ha visto externa e internamente. Lo que la movió en su corazón y la hizo salir como María en la anunciación, en la visitación, en Caná, al pie de la cruz, en la mañana de la resurrección.

 

Conclusión

El "Oikos" o casa común, este mundo que Dios ha creado y nos ha ofrecido, no puede vivir y florecer sin Él. La mística de los ojos abiertos nos invita, como María Inmaculada y Santa Emilia, a encontrarle allí donde ya está presente, particularmente en los pobres, en los pequeños; allí donde también en nuestra propia vida hay fracturas, fragilidades... Abramos los ojos, allí está Dios delante de nosotros.

 

Canción final imitada por los alumnos del CSMJG/Libreville (o su elección)

Ref : Mbolo wé, mbolo wé, mbolo Maria Mbolo wé (Hola María en lengua gabonesa)

1.         Te saludamos, María, te bendecimos María

2.         Te aclamamos María, te alabamos María

Todos somos "Myriam", es decir, los favoritos de Dios. La mística de Ojos Abiertos nos invita a todos a ver en nosotros mismos y en cada persona una "Miriam".

30 novembre

3º jour, 1er décembre

image013.jpg

 « Une nouvelle communauté est possible, tissée par des liens qui nous aident à prendre soin les uns des autres et à favoriser des processus de pardon-réconciliation »

Introduction

A l’école de Marie Immaculée qui a accueilli une nouvelle vie en elle, à l’annonce de l’Ange, sachons redire avec elle : ‘’JE SUIS LA SERVANTE DU SEIGNEUR’’. Disposons-nous à laisser la place libre à l’Esprit  pour qu’il agisse en nous, construise en nous et avec nous, cette nouvelle communauté que nous désirons. Qu’il soit le protagoniste afin de découvrir le chemin permettant à notre congrégation, d’être de plus en plus, un espace d’appartenance, un lieu de maturité et de croissance, d’inspiration à vivre selon le rêve de Dieu, dans l’ouverture et la disponibilité.

Chant : la première en chemin.

La première en chemin Marie, tu nous entraînes
À risquer notre oui aux imprévus de Dieu

Et voici qu'est semé en argile incertaine
De notre humanité Jésus-Christ, fils de Dieu.

Marche avec nous Marie sur nos chemins de foi
Ils sont chemins vers Dieu, ils sont chemins vers Dieu.