top of page

Hermanas de la Inmaculada Concepción de Castres

PÁGINAS EN

la vida misionera de las hermanas azules - filipinas  

Sor Jennibeth Sabay reflexiona sobre el descubrimiento de Cristo en los pobres con motivo de la V Jornada Mundial de los Pobres. 

foto1 philipines
foto1 philipines

press to zoom
avec les pauvres
avec les pauvres

press to zoom
foto10
foto10

press to zoom
foto1 philipines
foto1 philipines

press to zoom
1/4

Una monja, miembro de las Hermanas de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Castres, visita a los pobres en un barrio marginal en Quezon City, Metro Manila, Filipinas.

En las notas personales de una santa francesa y fundadora de las Hermanas de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Castres, Santa Emilie de Villeneuve (1811-1854) compartió un tema de su meditación: "Un alma buena, muy caritativa, dijo a Dios al ir a ver a un pobre que estaba muy mal: "Dios mío, estás bien escondido en este pobre hombre pero de todos modos haré para poder encontrarte en él".

  Expresó en una de sus oraciones: "Nuestro espíritu de fe nos hace contemplar a Dios solo en todas las cosas y todas las cosas solo en Dios".

Emilie dedicó su vida al servicio de los miembros pobres y sufrientes de Jesús. Fue especialmente en los rostros de los pobres, los cojos, los criminales, los huérfanos y las mujeres que vio a Dios. Dejó sus privilegios sociales, su familia, parientes y amigos para estar cerca de los pobres, para vivir, trabajar y experimentar sus sentimientos. Murió de cólera en Francia en 1854, durante una epidemia, después de toda una vida de servicio a los pobres de Dios.

“Los pobres siempre están con nosotros” (Marcos 14,7) es el tema del mensaje del Papa Francisco para la V Jornada Mundial de los Pobres, que se conmemorará el 14 de noviembre de 2021.

La Jornada Mundial de los Pobres se celebra el domingo 33 del Tiempo Ordinario desde 2017. El Papa Francisco la estableció en “Misericordia et Misera”, una carta apostólica publicada el 20 de noviembre de 2016, para marcar el final del Jubileo Extraordinario de la Misericordia. .

Según el Papa Francisco, el rostro de Dios revelado por Jesús es el de un Padre preocupado y cercano a los pobres. "Vemos a Jesús en la vida de los pobres, en sus sufrimientos y sus necesidades, en las condiciones a menudo inhumanas en las que se ven obligados a vivir".

“Los pobres son verdaderos evangelizadores, porque fueron los primeros en ser evangelizados y llamados a compartir la alegría del Señor y su reino”, dijo el Papa Francisco en su mensaje.

Subrayó la necesidad de la conversión, viendo a los pobres no como una "categoría" necesitada de servicios caritativos específicos, "sino asumiendo el desafío del compartir y el compromiso mutuo".

 

"Cambiar esta forma de pensar y asumir el desafío de compartir e involucrarse mutuamente en la vida de los demás, especialmente de los pobres".

En la encíclica de San Juan Pablo II, Centesimus Annus #28, también se dice "abandonar una mentalidad en la que los pobres, como individuos y como pueblos, son vistos como una carga, como intrusos molestos que intentan consumir lo que otros han producido".

En efecto, para los pobres, a la falta de bienes materiales se suma una falta de conocimientos y de formación que les impide salir de su estado de sometimiento humillante. (Nº CA 33)

El Papa Francisco enfatizó en su mensaje que los pobres conocen a Cristo sufriente a través de su sufrimiento. Tienen mucho que enseñarnos.

"Los pobres nos enseñan a menudo la solidaridad y el compartir. Es cierto que son personas a las que les faltan ciertas cosas, a menudo muchas cosas, incluso las más elementales, pero no les falta todo, porque conservan la dignidad de 'hijos de Dios a quienes nada y nada uno puede tomar de ellos.

dia del pobre - 14 de noviembre de 2021

Monjas, miembros de las Hermanas de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Castres, visitan a los pobres en los barrios marginales de Manila, Filipinas.

foto2 phi 02 barreta.JPG

Según las Naciones Unidas, la pandemia de COVID-19 está teniendo profundos efectos sobre la pobreza, aumentando el número de personas que viven o corren el riesgo de vivir en la pobreza y ampliando las brechas entre ricos y pobres. Los ingresos reducidos, el desempleo, la inseguridad alimentaria, la educación inadecuada y el aumento de la violencia doméstica profundizan la pobreza.

 

El Papa subrayó en su mensaje “la urgencia de ofrecer respuestas concretas a los desempleados, entre los que se encuentran muchos padres, madres y jóvenes”. La solidaridad social y la generosidad son el aporte más significativo en este momento, agregó.

Exhortó a los fieles a "tomar conciencia de las necesidades de los pobres, que cambian constantemente, como lo son sus condiciones de vida..., a encontrar personalmente a los pobres donde están, a comprender lo que sienten, lo que viven y lo que su corazón desea.'

“La pobreza debe motivarnos a una planificación creativa, dirigida a aumentar la libertad necesaria para vivir una vida plena de acuerdo con las capacidades de cada persona”, agregó en su mensaje.

Jesús es el primero de los pobres, el más pobre de los pobres porque los representa a todos. No lo encontramos cuando y donde queremos, pero lo vemos en la vida de los pobres, en sus sufrimientos y necesidades, dijo.

Muchos santos ejemplares han hecho del compartir con los pobres su proyecto de vida. El Papa mencionó al Padre (San) Damián de Veuster (1840-1889), el apóstol de los leprosos que dedicó su vida por ellos.

Estamos invitados a dar nuestra vida por el servicio de los más pobres entre los pobres, como decía santa Emilie de Villeneuve a su padre: "es por Dios que os dejo, quiero servir a los pobres".

Como cristianos, estamos llamados a responder a las necesidades de nuestros hermanos y hermanas, especialmente de aquellos que tienen mayores necesidades y que exigen la mayor respuesta. Que veamos a Jesús en el rostro de los pobres.

(Jennibeth Sabay es miembro de las Hermanas de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Castres, una congregación misionera comprometida con los más pobres de los pobres).

La misión nos desafía a acompañar a los pobres en sus luchas por Hermana Jennibeth Sabay

foto3
foto3

press to zoom
foto4
foto4

press to zoom
foto14_edited
foto14_edited

press to zoom
foto3
foto3

press to zoom
1/4

Mission  de las Hermanas de la Inmaculada Concepción con niños de barrios desfavorecidos en la Maison d'Emilie en Querzon City. (Foto de la misión en 2014).

¿Quiénes son los pobres? Todos tenemos ideas diferentes de lo que son los pobres; nuestras ideas pueden vincularse a nuestras propias experiencias de vida.

Anteriormente, cuando escuchaba la palabra "pobre", inmediatamente pensaba en personas materialmente pobres.

Empecé a comprender y descubrir que existen diferentes conceptos de pobreza o ser pobre, incluidos los materiales, espirituales, emocionales; o solidarizarse con ellos; o los pobres como evangelizadores.

La pobreza no siempre es negativa, pero hay algo de pobreza que se impone, como resultado de sistemas estructurales injustos que necesitan ser examinados y abordados críticamente.

Nosotros también tenemos nuestras ideas, nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y hasta nuestros prejuicios con respecto a los pobres.

Dios conoce y escucha el clamor de los pobres (Salmo 34:7), especialmente de aquellos que son víctimas de sistemas injustos en la sociedad. Habita personas cuya situación puede considerarse desesperada a los ojos de la sociedad. Dios desea que todos tengan una vida plena (Juan 10:10), que incluye la libertad de todas las formas de injusticia, sufrimiento, violencia y discriminación, para que cada persona sea tratada con respeto y valor. Continúa atendiendo las necesidades de sus hijos, dando preferencia a los que más lo necesitan.

“Padre, es por Dios que te dejo, quiero servir a los pobres”. Estas fueron las palabras de Santa Emilie de Villeneuve, una monja católica francesa (y fundadora de mi congregación), a su padre cuando le contó su deseo de consagrar su vida a Dios al servicio de los más pobres entre los pobres.

El hecho de ver y vivir las situaciones de los pobres de Dios la impulsó a ponerse gratuitamente a su disposición. Quería estar con los pobres -los enfermos, las prostituidas, los presos- para mostrarles, a su manera, que Dios los ama..

Su pasión era su amor a Dios ya sus pobres. Quería no sólo ayudarlos, sino también dar su vida por ellos, tratarlos como iguales, devolverles la dignidad perdida de seres humanos, siguiendo el ejemplo de Jesús, cuyo corazón estaba siempre vuelto hacia los pobres y los que sufren. . 

Trabajé como enfermera en la oficina provincial de salud de mi ciudad en Filipinas durante algunos años antes de unirme a las Hermanas de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Castres.

La mayoría de las personas que buscaban ayuda en nuestra oficina eran indigentes y pobres: aquellos que no podían pagar su atención médica, que dependían de los servicios gratuitos del gobierno.

Me asignaron al centro de tratamiento de mordeduras de animales, donde administré inyecciones contra la rabia a personas pobres en provincias que no podían pagar en hospitales.

Mientras ayudaba en la oficina al Programa Nacional de Control de la Tuberculosis, también vi que los pobres eran los más afectados por la mayoría de las enfermedades infecciosas. Es una triste realidad que sus condiciones de vida y su pobreza contribuyan a su estado de salud.

misión: ministerio de niños

Misión con niños y familias desfavorecidas - Ministerio infantil.

foto4.JPG

Ahora perteneciente a una congregación misionera comprometida con los más pobres de los pobres, tuve la oportunidad de vivir la experiencia de estar con los pobres en diferentes regiones. Estas experiencias me permitieron ver más claramente las diferentes caras de la pobreza: desnutrición, desempleo, falta de vivienda, condiciones de vida inhumanas, enfermedades y otras condiciones que amenazan todos los aspectos de la vida humana.

Una de las áreas de misión de las hermanas de la comunidad Pag-asa CROP.jpg Mindanao Avenue, Barangay Pag-asa, Quezon City, Filipinas, en 2019 (Lady Anne Cardoso)Mindanao Avenue, Barangay Pag-asa, Quezon City, Filipinas, en 2019 (Lady Anne Cardoso)

 

Ver estas desafortunadas realidades me abrió los ojos, me dio perspectiva, elevó mi conciencia y luego Dios me indicó este camino. 

Mis encuentros con familias y niños en barrios marginales o lugares deprimidos en nuestras áreas de misión también me hicieron tomar conciencia del poder evangelizador de los pobres. Veo en ellos esperanza, alegría, gratitud y fe en Dios, a pesar de sus sufrimientos y dificultades.

Como señala la Evangelii gaudium, “Soy una misión en esta tierra, por eso estoy aquí en este mundo. Debemos considerarnos sellados, incluso marcados, por esta misión de iluminar, bendecir, vivificar, elevar, sanar y liberar".

Como seguidores de Jesús, tenemos el desafío de acompañar a los pobres en sus luchas, escuchar sus gritos y necesidades, empoderarlos y sacar lo mejor de ellos, a pesar de sus circunstancias, y acompañarlos en su búsqueda de justicia.

Todo el mundo es pobre, en el sentido de que todo el mundo necesita estar conectado con Dios, que es la fuente de todo. Cada uno de nosotros tiene algo que dar y cada uno de nosotros tiene necesidades que satisfacer. Como en la respiración, absorbemos y emitimos.

Debemos reconocernos como parte de todo el cuerpo de Jesús, la iglesia, que es una iglesia de los pobres. Acogemos nuestra inmolación y nos dejamos sumergir en la realidad y transformarnos para tener un corazón como el de Jesús, un corazón para los pobres. También estamos invitados a hacer de nuestra vida un testimonio de lo que es el reino de Dios.

journéé pauvres philip
bande bm maison mere modele 2.jpg

hermanas de la Inmaculada Concepción de Castres

sœurs de l’immaculée conception de castres

CASA GENERAL

Vía Vincenzo Viara de Ricci, 24

00168 ROMA  Tal. +39 06 305 1863

ADMINISTRADOR DE PÁGINA WEB

5 calle del Louvre  06500 MENTON

+33 6 62 89 69 39

ecusson esp bleu petit++ tranparent.png